Adios lastfm, Hola Jamendo.

“¿Resultará más práctico dotarse dé una epidermis de verruga que adquirir una psicología de colmillo cariado?

Aunque ya han transcurrido muchos años, lo recuerdo perfectamente. Acababa de formularme esta pregunta, cuando un tranvía me susurró al pasar: “¡En la vida hay que sublimarlo todo… no hay que dejar nada sin sublimar!”…”

Después de haberos sorprendido por esta cita del grandísimo Girondo, seguramente os preguntaréis, bueno, ¿y esto a qué viene?, pues viene a que no sólo hay que sublimarlo todo, sino que hay que ser radicales, porque amigos, el mundo que conocemos va muriendo, es un mundo en el que se encierran los sentimientos con copyright y patentes (que suena casi a penales) un mundo de plagios ocultos y rastreros, (aún recuerdo esas clases de latin en el que el plagio era una forma de halago); un mundo en el que los escritores se adueñan de las palabras y de la historia, los compositores de los sonidos y los colores son tasados por pintores y galeristas; ¡Hasta los fotógrafos son dueños de la imagen que recogen!

Yo nunca seré dueño de lo que cuento porque hablo del mundo, leo libros que no he escrito y aprendo, oigo música que me impresiona y de la que no soy dueño; uso las palabras que me han dado; y además, ¡Qué narices! ¿cuanto se puede pagar por lo que dice el Quijote?, ¿o los poemas de Neruda? ¿Cuanto vale la novena de Beethoven? quizás valgan lo mismo que el aire o que el agua… y luego vienen estos mediocres a pedir salario por cuatro frases y una estructura aprendida del gran Gianni Rodari o que se empeñan en hablar de SU libro, cuando todo libro es nuestro, toda obra es nuestra, y esto es inebitable; como decía Feyerabend “A veces creía que tenia ideas propias; alguna vez todos somos víctimas de tales ilusiones”

Por esto hay que ser radicales, y ovidarse de bestsellers dueños de sus vidas, por eso todo lo que escribo es de Dominio Publico, como los textos del Quijote, (y con todo su respeto) pero la mía no es una posición práctica (aunque evidentemente hay argumentos prácticos que la apoyan) sinó vital y filosófica; vital porqué sí porque me peta e gosta e dame a gaña; y en sentido filosófico, o más bien jurídico, porque el saber es indivisible, es un saber inebitablemente entero; no se puede partir, a pesar de lo que hoy se intenta con la hiperespecialización, y no se puede partir porque si hipotéticamente lo dividiésemos tendríamos distintos pequeños saberes inútiles y habríamos perdido ese plus del sistema, porque en este caso el todo vale más que la suma de sus partes (no puedo decir que un diamante sea divisible porque si lo rompo tendré pequeños diamantes que nunca podrían llegar aún sumados al valor del gran diamante que acabo de romper) el saber es un saber entero; pero al ser indivisible es solidario, y esta es su gran ventaja; puede ser usado por distintas personas al mismo tiempo sin pérdida de utilidad; en efecto, miren lo que pasa si usamos el saber, pues resulta que este no pierde nada, sigue estando entero y reluciente, pero no sólo eso, el saber se enriquece con el uso, porque el uso, irremediablemente lo mejora, añade respuesta a casos que no estaban recogidos, y aporta soluciones nuevas. El Dominio publico favorece el uso, por tanto la interacción lo cual mejora indudablemete la riqueza del saber.

En fin… Y todo esto para deciros que me paso a Jamendo (aunqe aquí todavía están con las creative commons).

  

Roger Subirana, es un artista Catalán que de verdad sorprende, mejor no os digo nada; aquí tenéis su blog.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies