El arte invisible de los tipos

Se hablado bastante del arte efímero, pero no se habla tanto de lo que se ha dado en llamar el arte invisible; no es fácil imaginar un tipo de arte que tengamos presente todos los días, a todas horas y en todos los lugares y que además sea tan, tan sutil que apenas podamos percibirlo; sería como si pudiéramos ver a través del dibujo. Bueno ¿que tal si os digo que este arte existe, que lo estás viendo ahora mismo, y que simplemente se llama tipografía?

No me voy a poner a hacer un tratado de tipografía, simplemente recogo aquí los tipos que más me han gustado y que me parecen verdaderas obras de arte; si quieres ver una clasificación más completa que la que aquí presentamos pásate por aqui. Además recomendaría la lectura de un fabuloso libro del diseñador catalán Enric Satué, llamado “Arte en tipografía y Tipografía en el arte” del cual tenemos la suerte de contar con las siguientes imágenes que son de una exposición relacionada con el mismo libro. La obra que adjuntamos es “Physis” de Chillida.

La clásificación que se utiliza en el libro mencionado es la siguiente:

  • Tipos Góticos.
  • Tipos Romanos.
  • Tipos Neoclásicos.
  • Tipos Egipcios.
  • Tipos de Palo.

 

Tipos Góticos.

Primero fue un tal Johannes Gensfleisch, llamado Gutemberg, que utilizaba una tipografía gótica; esta tipografía imita un poco las formas antiguas, es muy adornada, y probalbemente es quizá la más artística, en el sentido tradicional, ahora bien, su fuerte no es la sutileza y la legibilidad; aunque desde entonces ha sido utilizada hasta nuestros días, de hecho es sorprendente la cantidad de veces que nos la podemos encontrar por la calle teniendo en cuenta que proviene del siglo XII; es la tipografía de los grupos de Heavy, de los tatuajes; algunos locales la usan en sus carteles; es habitual en las marcas de cerveza así como en las portadas de algunos periódicos; aunque su historia está claramente ligada al espíritu alemán, primero Lutero, luego el mismísimo Hitler llegó a considerarla como la tipografía nacional, la aria; al menos hasta que creyó que era demasiado parecida a la tipografía hebrea. Una de los tipos más famosos es el tipo Fraktur.

Poco más voy a decir ya que hay mucho de lo que hablar, para extender información este pequeño artículo de Juan José Marcos. Y una web de descargas de tipos góticos por Dieter Steffman.

 

Tipos Romanos.

Es probable que fuera Jenson uno de los pirmeros; pues en realidad se basó, según creo, en impresores italianos;digo que Jenson fué uno de los primeros en utilizar una “nueva” tipografía para la imprenta, mucho más sutil; y digo “nueva” precisamente porque esta tipografía estaba basada en las inscripciones lapidarias romanas como la columna de Trajano; por esto a esta “nueva” clase de tipos se le conoce como romana; es sin lugar a dudas la clase tipográfica más utilizada, casi todos los libros que has leído o que leerás están bajo un tipo romano; lo característico de esos tipos son las serifas; aunque hay distintos tipos de serifas, no nos vamos a meter ahí.

De la Jenson me gusta la R mayúscula y la z que también tiene cierta gracia, (je, y no lo decía con doble sentido)

 

Nos interesa hablar de Claude Garamond; aunque no nos vamos a olvidar de mencionar a Francesco Griffo, creador de que actualizó la Bembo, creada por Francesco Manunzio; una de las primeras tipografías; aunque Garamond lo superó con creces precisamente porque la tipografía que lleva su nombre es probablemente una de las tipografías romanas más bellas, y en justa coherencia con esto es, sin duda, la tipografía más utilizada de todos los tiempos, toma un libro cualquiera que tengas a mano, abrelo por la mitad y te encontrarás con muy alta probabilidad con el tipo Garamond. Quiero dejar un comentario sobre él que el mítico diseñador catalán Enric Satué, expresó en su discurso de ingreso en la Real Academia Catalana de Bellas Artes de Sant Jordi:

A pesar de la discreción congénita de la Garamond, la belleza de los signos alfabéticos, las nobles proporciones entre las partes y el todo, el peso armónico de la mancha de la página –una vez impresa– y el equilibrio de la póliza (así se denomina el conjunto tipográfico de alfabetos de caja alta y baja, números, signos de puntuación, ligaduras y elementos complementarios) configuran una obra de altísima calidad formal –y pido perdón por el atrevimiento–, tanta como la de las obras contemporáneas de Miguel Ángel, determinadas paradójicamente por la misma idea de unidad y coherencia.

Los conceptos de austeridad y unidad neoplatónicos que el genial artista resumía en el lema «Menos forma y más grandeza», que los críticos aplican a San Pedro de Roma, se ajustan a las formas sencillas y esbeltas de la Garamond. De hecho, podemos decir que Miguel Ángel (a quien lo que más le interesaba de cuanto hacía era el dibujo, la expresión más modesta de su monumental producción, y al decir de algunos la poesía) descubrió de anciano lo que el tipografista practicaba de joven: que se puede ser grande sin soberbia.

 

De la Garamond se suele resaltar la e minúscula y la t, también minúscula; a mi también me gusta la N mayúscula. Como comentario añadido diremos que logos como el antiguo de Google, o el banco Santander (si no me equivoco) están en tipo Garamond

Otra tipografía romana, también bellísima, es la creada por el inglés William Caslon; que se basó en el tipo Garamond para crear la que es considerada la primera tipografía propiamente inglesa y que lleva su nombre. Como curiosidad diremos que la Caslon fue utilizada en la “Declaración de independencia de EEUU” es curiosa la “A” mayúscula, la “Q” mayúscula cursiva y las itálicas en general.

Después vino el gran John Baskerville,  con lo que os enlazo hay información suficiente.

De la Baskerville es mítica la “Q”, la “a” minúscula, con ese acabado hacia arriba, y a mi me encanta la “g” minúscula que no se cierra del todo.

Aunque no tengo conocimiento de que Aldo Manuzio halla creado algún tipo concreto, auténtico creador del tipo Bembo, del que ya hemnos hablado, al que no podemos dejar de mencionar sobre todo teniendo en cuenta que hablamos de arte y tipografía y que sus ediciones de obras clásica son una verdadera obra de arte, además inventó la cursiva que desde entonces se llama itálica o aldina.

Actualizo: A todo esto me había olvidado de uno de los tipos romanos más importantes por su presencia omnipotente en el mundo electrónico, evidentemente estoy hablando de la “Times New Roman” creada por el gran obsesionado por la tipografía Stanley Morison, dice Satué, que una de las primeras intervenciones de Morrison en el Times, periódico para el cual desarrolló esta tipografía, fue la de sugerir el cambio del titular de la portada; “The Times.” por un más sutil “The Times” toda una innovación en esa época, si no eres capaz de encontrar el diferencia alguna en este supuesto cambio, no te preocupes no tienes la sensibilidad tipográfica Stanley Morison, pero sobrevivirás.

Deberíamos resaltar también a Christoffel Van Dijck, a Frederic Goudy, y sobre todo a uno por el que tengo una especial simpatía Eric Gill, un ejemplo claro de como el compromiso social no está reñido con la tipografía, muy al contrario, Eric Gill desarrolló bastantes tipografías, su familia tenía una empresa de cantería y hacían lápidas con inscripciones de cuyos diseños tipográficos se ocupaba Eric, su romana se llama Perpetua, no sabemos si el nombre tiene que ver con el uso primero que le dieron. Gill destacó, sobre todo por las itálicas, y además por la Gill Sans que es un tipo de palo seco del que ya hablaremos cuando corresponda.

Y ya con esto acabamos con las romanas, dejamos, no obstante, un pequeño resumen de los tipos romanos más importantes, ordenados por fecha, según la selección del propio Enric Satué:

Como curiosidad podemos incluir una recreación tipográfica basada en la columna de trajano que es el tipo Trajan y que es también una tipografía muy presente en nuestras vidas, sin ir más lejos en las portadas de la mayoría de los títulos de películas, y si no se creen que una de las tipografías más antiguas aparezce en las pantallas más modernas, sean o no de plasma, vean este video.

Dejamos para otro día los tipos Neoclásicos, los Egipcios; y por su puesto… Los tipos de Palo.

(Imagenes de la Wikipedia)

Un comentario en “El arte invisible de los tipos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies