Ignacio Ellacuría

He decidido, hacer un ciclo sobre algunas personas que me parecen interesantes, pensé en llamarlo “autores raretes” como me dicen en el comentario pero no me parecía serio ni suficientemente adecuado para las personas que voy a tratar, y ya que hemos empezado por hablar de iglesia y política, y ya que está de actualidad parece oportuno que los primeros sean Ignacio Ellacuría y el próximo día Jon Sobrino.
Hablamos de estos dos olvidando a otros, defensores también de la teología de la liberación (Oscar Romero, Leonardo Boff, Ernesto Cardenal, Helder Cámera, Pedro Casaldáliga, José Comblín, P. Rutilio… y tantos y tantos otros) porque tenemos forzosamente que limitarnos a unos pocos, Ellacuría por ser merecedor indiscutible de mi admiración, Sobrino por estar de actualidad tras la Notificatio de este mes de marzo.

Ignacio Ellacuría, nace en 1930 en Portugalete (Vizcaya), jesuita, filósofo, teólogo, conoció a Xavier Zubiri (del que hablaremos otro día) en Madríd, cuando hace el doctorado sobre su filosofía terminando la tesis en 1965 que lleva por título >La principialidad de la esencia en Xavier Zubiri Marcha a El Salvador para ejercer la labor de profesor en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) de la que será rector e impulsará la publicación de la revista Estudios Centroamericanos (ECA) en 1976, poco después empezaron las muertes.
Antes de seguir conviene explicar un poco la IIª Conferencia del episcopado latinoamericano en Medellín en 1968 (La Iª fue en Rio de Janeiro, como respuesta a las preocupaciones de la iglesia por el protestantismo de America latina, se pidió el envío de misioneros y se produce la creación del Consejo episcopal latinoamericano CELAM) La conferencia de Medellín tuvo por inicial motivo la aplicación del Concilio Vaticano II en todo el mundo (también hubo reuniones en Kampala y Manila) pero en Medellín gracias a gente como Oscar Romero, Ignacio Ellacuría y sus compañeros de la teología de la liberación se hizo mucho más, se configuró un modo distinto al oficial de entender el cristianismo, se buscó una iglesia que no tenía sentido si no estaba dirigida a la ayuda a los más pobres y a los más desfavorecidos.
Después de algunos artículos polémicos en la ECA contra el gobierno comienzan por parte del gobierno salvadoreño las malas artes contra la UCA, la primera muerte llegó en 1977, se trataba del Padre Rutilio Grande García, tras la denuncia de la expulsión de un sacerdote por el gobierno, mueren también Manuel Solorzano, y de Nelson Rutilio Lemos, en la misma emboscada, el padre Monseñor Romero suspende las misas para celebrar una sola pero multitudinaria en la que pide el fin de la violencia, Ellacuría se exilia un año. Posteriormente, Oscar Romero, empieza a denunciar en todas sus omílias (transmitidas por radio) la situación de injusticia en que se encuentra el pueblo salvadoreño, basándose en la conferencia de Medellín.
En 1979 se produce un golpe de estado apoyado por la UCA contra el gobierno pero fracasa, surge entonces una guerra civil que durará 12 años, En 1980 es asesinado Oscar Romero mientras oficiaba misa, Monseñor Romero se ha convertido en todo un símbolo de la Teología de la Liberación iniciándose su proceso de Canonización oficial en 1990, proceso que está estancado injustamente, en favor de personajes como Escrivá de Balaguer.
Ellacuría, amenazado de muerte, es desterrado a España donde se rencuentra con Zubiri (de dicho encuentro surge la trilogía de “Ingeligencia Sentiente” que comentaremos al hablar de Zubiri) y donde se dedica a denunciar la situación de El Salvador y a proponer un tercera fuerza (frente al gobierno y al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) para una solución no bélica al conflicto, ninguno de los dos hizo caso, vuelve en 1982, y en 1985 él personalmente actúa como mediador entre los dos grupos enfrentados, en 1888 se produce un apaciguamiento del conflicto se hacen elecciones que gana Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) se vuelve a recrudecer la violencia. Ellacuría viaja a Barcelona para recoger el premio Comín, siempre amenazado de muerte, regresa a El Salvador, estamos a 13 de noviembre de 1989, es asesinado tres días después junto con sus compañeros Ignacio Martín Bavó, Segundo Montes, Armando López, Juan Ramón Moreno, Joaquín López y López. También Elba Julia Ramos y su hija, Celina. Para más información sobre este día aquí.

Su ensayo más importante quizá sea “Filosofía de la realidad Histórica” publicado postumamente y que por desgracia está descatalogado. Os dejo un artículo de Antonio Gonzalez; “Aproximación a la obra filosófica de Ignacio Ellacuría” Un artículo de Ellacuría: “Por qué muere Jesús y por qué lo matan” Más información aquí.
Un saludo.

3 commentarios en “Ignacio Ellacuría”

  1. MVPXXL dice:

    Al final son los intereses económicos los que mueven las instituciones y empresas, sean de la índole que sean, una pena que estas personas no tengan el reconocimiento que se merecen, más que nada porque es muy fácil dar la razón al poderoso, pero replantearse las cosas tiene mucho mérito, pudiendo costar la muerte como fue el caso de bastantes personas; es increíble que estas personas apenas sean conocidas en un “entorno cristiano” como en el que supuestamente estamos, (aunque constitucionalmente somos laicos XD) personas que han impulsado la ayuda a los desfavorecidos se ven desplazados por fachas y gente con sed de dinero, es un asco cómo se escribe la historia.
    Muy curiosa la vida de Ellacuría, nacer en 1030 y terminar la tesis en 1965… bueno seguro que el profesor le tenía manía, jeje ya presupongo que es 1930, y por cierto ¡¡¡viva Honduras!!! (no me he podido resistir).

  2. Aulo dice:

    Vale parece que el orden de factores si que altera el producto un poco, eso de nacer en 1030 es un poco chungo si vives hasta 1996 la verdad, un lapsus teclae o como se diga

  3. MVPXXL dice:

    Ahora dicen “Typo error” pero que les den a los americanos. un saludo

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies