Intrahistoria: La mujer que no sabía a donde ir.

Imagen de telefono

Imagen de pixabay.com

El otro día salí de la biblioteca como tantos otros días.

Me dirigí hacia el casco antiguo de Pontevedra con esa soledad acompañada de piedra. Bajé la cuesta que dirige al cruceiro de las cinco calles. Sonreí con la pintada que anunciaba que “En esta casa vivió el vecino de Valle Inclán” pero al adelantar el paso una mujer me detuvo para preguntarme algo. Era una mujer de piel rosada, cabellos oscuros y ensortijados (como diría Saramago) aunque un tanto despeinada. Llevaba una camisa azul y pantalones oscuros.

Quiero ser claro pues realmente fue una situación entrañable. La pobre mujer estaba totalmente desorientada porque había bebido; no era capaz de explicarse aunque no estaba nerviosa. Me intentó pedir que le ayudara a llamar a… y una y otra vez intenté adivinar a quién quería llamar, si a su familia… No, no, que ella tenía un hijo, que este movil era de su hijo y que era un movil muy bueno. Si ¿Al hospital…? No, que ella acababa de comer en ese bar que está ahí abajo, que comió muy bien y que tenía dinero, pero que ahora quería llamar a… este… Pues no sé. ¿A quien quiere llamar? ¿A la policía? ¿A emergencias?… Nooo, no a la policía no. Ella quería llamar… eee. No sabía… Porque este movil era de su hijo y es un movil muy bueno que se lo había comprado ella; miro, miro; tomo, miro. Bueno pero ¿A quién quiere llamar? A mi ya no se me ocurre nada ¿Seguro que no quiere que llamemos a alguién de su familia? No, no, que hay que tonta estaba, que no, que ella era de allá arriba, que si no la conocía yo; que yo no la conocía; y nada, que el movil era amarillo; y que lo que quería era llamar a… bufff. Pues no sé. Que ella había comido muy bien en ese bar de allá abajo, en ese de Manolo ¿No sabes? Si, si sé; lo que no sabemos es a quién quiere llamar.Y así estuvimos un rato.

Y otro rato.

Pero entonces me dijo; mira filliño* vete porque no sé cómo explicarte; y yo le dije bueno, pues siento no poder ayudarla. No te preocupes…

Y entonces me abrazó y me dió dos besos.
*filliño; es una expresión cariñosa de Galicia, es el diminutivo de hijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies