La Literatura Gris

[Uxío PR] La literatura gris es otra de las grandes olvidadas del mundo de la Documentación, en la Diplomatura de esta especialidad no se habla de ella, y en la Licenciatura sí hay apenas una pequeña asignatura (por lo que convoco a una futura colaboradora nuestra a que escriba sobre este tema, del que sabe mucho más que yo), su tratamiento, posible catalagación, modo de almacenamiento o difusión siguen siendo un tema turbio para los bibliotecarios y documentalistas, en este artículo no entraremos en tanta profundidad, sino que trataremos de explicar en qué consiste este concepto y algunas de sus connotaciones.

 

El origen del nombre “literatura gris” reponde a la tendencia europea de denominar cualquier tipo de documento, y surgió a finales del siglo XIX, en los años 70 ganó popularidad y aceptación hasta ser comunmente utilizado en nuestros días, a lo largo de su historia se denominó de diversas maneras como “literatura no convencional”, “literatura semipublicada” ó “literatura invisible”, esta última distinción es verdaderamente significativa.

 

Comenzaré diciendo que se trata de información exclusiva, sólo accesible por personas que tienen conocimiento previo de su existencia, por canales poco habituales, normalmente es la élite intelectual en el ámbito que sea la que está en posesión de esta información, así como empresas u otros ámbitos cerrados.

 

Pero vamos con una definición seleccionada y clarificadora, la realizada en la Universidad Carlos III de Madrid, y lo entenderéis mucho mejor: “Se denomina literatura gris al conjunto de documentos, de muy diversa tipología, que no son editados o que se publican pero distribuyen a través de canales poco convencionales (tesis doctorales, actas de congresos, informes de investigación, memorias, proyectos, patentes, normas, traducciones científicas, etc.), por lo que suelen plantear problemas especiales para conocerlos y localizarlos”.

 

Normalmente, el único modo de acceder a esta información, es a través de bibliografías de artículos especializados, en revistas científicas, a través de la asistencia a congresos y otras maneras bastante enrevesadas.

Las TIC están cambiando este complicado panorama, gracias a tecnologías como Internet aparecen los “pre-print”, que se refiere a un manuscrito que ha pasado por un proceso de revisión y está aguardando para ser publicado en un medio o formato tradicional; a un pre-print accesible vía Internet se le conoce como “e-print”. Otra forma de referirse a estos documetos en español es “e-impreso”

 

Los “e-print” forman parte de la “literatura gris” moderna, el tratamiento y difusión de esta información debe ser mejorado, y en muchos casos “considerado” debido al olvido con que múltiples instituciones tratan esta información, que tradicionalmente ha dependido de la buena voluntad de una élite para difundirla, o la posibilidad de pagar muy caras suscripciones a revistas especializadas.

 

Múltiples Bibliotecas Universitarias están haciendo esfuerzos por recopilar “literatura gris”, y catalogarla de una manera accesible a los usuarios, asimismo Internet, cada vez de una forma más organizada, se encarga de difundir de una manera fácil y rápida esta información “invisible”, que aún no le ha sido totalmente reconocido su gran valor.

Fuente 1

Fuente 2

Fuente 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies