Santa Wiborada, Patrona de los Bibliotecarios

Imagen Santa Wiboranda extraída de la web preguntasantoral.es

Imagen Santa Wiboranda extraída de la web preguntasantoral.es

Pues hoy,cosas que pasan, voy a daros a conocer a la patrona de los bibliotecarios, una santa llamada Santa Wiborada, cuyas acciones y sacrificios le valieron para ser, además, la primera mujer canonizada por un Papa, Clemente II en el 1047, ya ha llovido…

La persona en cuestión nació a finales del siglo IX en Europa Central, región de Suabia; se corresponde más o menos con la actual Suíza (de aquella tenían la costumbre de cambiar constantemente los mapas, dependiendo de dónde se producían los regueros de sangre).

El sistema político era el feudal, lo cual tenía la ventaja de que no había molestas manifestaciones, ni cabía la posibilidad de que te tocase presidente de una mesa electoral. Los campesinos tenían la protección de su señor. Como vemos había muchas ventajas, ya otro día comentaremos las desventajas.

El caso es que Wiborada nació en una época de gran inestabilidad. Su familia no era de las más humildes, pero desde pequeña Wiborada decidió renunciar a los lujos y vestir con un “traje” de una pieza y, a pesar de la insistencia de su madre, ya no quiso cambiar de estilo.

Dedicó gran parte de esta etapa de su vida a ayudar a enfermos, incluso a los que todo el mundo rechazaba. Ayudaba a pobres y otros desfavorecidos, llegando a tener cierta práctica médica. Desde muy pequeña sentía algo especial en su interior, y una enorme energía que la impulsaba.

A Wiborada no le gustaba llamar la atención, pero sentía una enorme Fe, y comenzó a escuchar revelaciones divinas, lo que no terminaba de gustar a los sacerdotes locales. El caso es que, ya siendo casi adulta, le dio por irse a Roma. Lo hizo antes de que cambiase el siglo (para horror de su madre), no por temor al efecto 2000, sino por la Fe.

Claro que de aquella los caminos eran una trampa mortal, así que su hermano la acompañó. Consiguieron llegar y volver sanos y salvos, lo cual ya podría considerarse su primer milagro.

A su regreso, la madre tenía apalabrada una boda que garantizaría su futuro, pero la chica tenía otros planes. Ingresó de prueba en el convento de San Galo. Tras superar tres años de prueba, obtuvo su pase definitivo. Luego se encerró voluntariamente para rezar y ser penitente en una habitación. Por entonces era generalizada la creencia en la siguiente afirmación divina: “El que pierda su vida por mí, la salvará”.

En su encierro fue una parte activa de la rica biblioteca del monasterio, una de las más famosas de la época. Encuadernaba libros, organizaba manuscritos y otras labores, sin contar con ningún tipo de programa de gestión.

Una visión de Wiborada, la conquista y profanación por parte de los húngaros, permitió salvar la biblioteca (cuyos materiales trasladaron), y a las personas que trabajaban en ella. Sin embargo, ella cumplió su promesa y permaneció encerrada en el monasterio.

Cuando llegaron los húngaros, nada había en él, salvo una monja encerrada en su celda. Haciendo gala de una enorme crueldad, tiraron el tejado de su celda teja a teja, para más tarde rematarla a golpes con un hacha, así Wiborada murió como mártir.

Por salvar la biblioteca, por sus consejos siempre sabios y sus dones de ciencia, Santa Wiborada es la patrona de los bibliotecarios. También es mala pata que todas las mujeres de la antigüedad con una relación con la profesión acabasen tan mal.

Su imagen se representa con un manuscrito y un hacha, símbolo de su martirio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies